Estudio
 
Info
Equipo
Publicaciones y premios
Contacto
 
Proyectos
 
Equipamientos educativos
Equipamientos
Vivienda unifamiliar
Vivienda plurifamiliar
Interiorismo y comercial
Espacio público
Concursos
Exposiciones
Entretenimientos topográficos
 
Inicio
 

C/Àlaba nº12 baixos 2ª

Barcelona 08005

cat · cast

 

Nos complace entender la Arquitectura como el arte de concebir el espacio, a partir de planeamientos estéticos, expresivos y utilitarios, con el fin de albergar la vida humana.

 

Toda arquitectura es resultado de un proceso de conocimiento y transformación del entorno, como respuesta a una necesidad social.

 

Las arquitecturas deberán ser funcionales, en tanto que encuentren en el programa el estímulo para su constitución, y en el mismo sentido abstractas, distanciándose de aquello arbitrario u orgánico, debiendo tener como atributos la economía y el rigor.

 

La calidad de la arquitectura es la calidad del espacio, es decir su forma, o lo que es lo mismo: su condición, identidad y estructura organizativa.

 

Cada arquitectura requiere primigeniamente de: un lugar, un cliente y un arquitecto.

 

El lugar propone, aconseja, inspira, en el sentido de definir una respuesta específica a una multiplicidad de problemas planteados. Para hallarla basta con realizar una correcta lectura de éste, a partir de un conocimiento sensible.

 

La topografía impone, conmina a una disposición lógica, impele a una determinada forma de estar, de ubicarse en ella. Comprenderla es sentar las bases para resolver el espacio.

 

Toda buena arquitectura requiere un buen cliente, que a la vez que exigente sea intelectualmente honrado, generoso y flexible.

 

Todo arquitecto debe diseñar y construir con responsabilidad, generosidad, sentido de la equidad, ductilidad e independencia. Deberá arriesgar su opinión frente al sinnúmero de escollos que hallará en su singladura.

 

El arquitecto tendrá que ser capaz de arrancarse los cabellos uno a uno, hasta alcanzar la sencillez y la belleza del calvo cráneo de Nefertiti. De esta forma la solución alcanzada será la más sencilla, idónea y bella posible.

 

La labor del proyectista deberá asemejarse a la de la bailarina, cuanto más sabe, más fácil parece su danza.

 

Desde 1981, fecha en que iniciamos nuestra andadura profesional, de forma conjunta, estas máximas, y algunas otras, se hallan inscritas en el frontispicio virtual de nuestro pequeño despacho.

En esto, sin duda, el tamaño poco importa. La ilusión, el conocimiento y el esfuerzo son capaces de hacer realidad cualquier tipo de proyecto, desde un campus universitario a un florero.

 

 
 
 
 

álvarez & minguillón arquitectes s.c.p.